Accidente de tráfico por fallo mecánico

Accidente de tráfico por fallo mecánico, qué derechos tengo

A veces los siniestros se producen sin que exista culpa de ningún conductor, y eso puede alterar nuestros derechos a cobrar indemnización, como en el caso de un accidente de tráfico por fallo mecánico.

accidente de tráfico por fallo mecánico en tenerife

La condición previa para poder reclamar una indemnización a una persona, bien directamente o bien a través de su compañía de seguros, es que dicha persona tenga la culpa de dicho siniestro. En el caso de un accidente de tráfico por fallo mecánico el concepto de culpa puede ser algo más complejo, o incluso no existir. Y entonces, ¿qué pasa con nuestra indemnización por lesiones?

Hace poco acudió a nuestro despacho de abogados en Tenerife un cliente que había tenido un accidente con la siguiente dinámica: un vehículo que salía de un taller perdió de repente una de sus ruedas, la cual, tras atravesar la mediana, fue a impactar contra el coche del cliente, el cual resultó con lesiones consistentes en latigazo cervical. Este sería un caso claro de accidente de tráfico por fallo mecánico, ya que ¿hasta qué punto el conductor contrario es culpable de perder una rueda?. Está claro además que si no interviene culpa del conductor su compañía de seguros eludirá hacer ningún pago. Pero, claro está, se debería acreditar sin ningún género de dudas por parte del contrario que la pérdida de la rueda fue fruto de una colocación deficiente por parte del taller, y no por el hecho de una mala conservación del conductor. En función de dicho análisis el responsable civil directo pasará a ser la aseguradora del vehículo o bien la que cubra la responsabilidad civil del taller.

 Hay otros casos típicos de accidente de tráfico por fallo mecánico. Por ejemplo, el coche que se queda sin frenos y provoca una colisión, bien estando el conductor a bordo del vehículo o bien estando estacionado éste en pendiente. Tocará determinar si la ausencia de frenado corresponde a una mala colocación del freno, a una falta de mantenimiento del vehículo o a una reparación defectuosa del sistema de frenado. En los dos primeros casos le tocará al propietario o conductor del coche y su aseguradora hacer frente a la indemnización frente a los afectados en el siniestro.

Asimilados al accidente de tráfico por fallo mecánico son aquéllos que se producen por causas ajenas a la voluntad o pericia del conductor. Por ejemplo, si un conductor sufre un infarto que le invalida para conducir, y a razón del cual se produce un siniestro. Obviamente aquí no interviene la culpa (salvo que se acredite que el causante del siniestro no tomó la medicación que se le prescribió para evitar sus dolencias cardíacas), pero de alguna manera se deberá indemnizar a los afectados por el accidente. En estos casos normalmente los juzgados admitirían en todo caso una demanda civil, pero nunca una penal, ya que la culpa no existe.

En definitiva, para saber si nos corresponde una indemnización si sufrimos lesiones en un accidente de tráfico por fallo mecánico deberemos determinar si existe algún tipo de responsabilidad por parte del otro conductor.

Ir arriba