Testigo en accidente de tráfico

Testigo en accidente de tráfico, preguntas habituales

¿Le han citado como testigo en accidente de tráfico? ¿Está obligado a asistir? ¿Qué valor probatorio tiene la prueba testifical en un juicio de tránsito?

testigo en accidente de tráfico en tenerife

La cuestión que da título al artículo de hoy la vamos a abordar desde dos perspectivas: desde la del que es citado como testigo en accidente de tráfico, y desde la del que reclama una indemnización y se plantea recurrir a una prueba testifical para acreditar la culpabilidad del otro.

En el primer caso -el que ha de asistir a juicio como testigo en accidente de tráfico– normalmente se plantean dos preguntas: ¿Es obligatorio asistir, o no me pasará nada si no voy?, y ¿eso de testificar es como en las películas o cómo se desarrolla?

Vayamos por partes: en principio sí es obligatorio acudir a juicio si se nos ha citado como testigos. Hay que diferenciar aquí entre si la citación es judicial o a cargo de la parte que propone al testigo. Me explico: en ocasiones el que solicita la prueba está convencido de que el testigo acudirá, y en lugar de pedir que el juzgado le cite formalmente se compromete a hacerle saber la fecha del juicio directamente. La consecuencia es que si el testigo luego no comparece en este segundo caso, no incumple ningún mandato judicial y en consecuencia no se le puede obligar a asistir. Por eso este letrado tiene por costumbre pedir la citación judicial de todo el mundo, por si las moscas.

Si la citación se produce a través del juzgado y no asistimos el día de la vista oral, se nos puede multar y además obligarnos a acudir al nuevo señalamiento “escoltados” por las fuerzas del orden. Aunque esto es lo que indica la ley, en la práctica muchos jueces no optan por medidas tan drásticas, pero yo desde luego no me arriesgaría.

El testigo en accidente de tráfico es citado a declarar tras escuchar el juez a los intervinientes en el siniestro. Mientras éstos declaran ha de permanecer fuera de la sala, a fin de que no escuche nada que pueda influir en su testimonio. Al entrar, ha de jurar o prometer decir la verdad y su señoría le pregunta si conoce a alguna de las partes y si tiene interés en que uno de los dos gane el pleito. Por último se le recuerda que el falso testimonio está penado por la ley, y a continuación le exhorta a responder las preguntas de los abogados. Una vez acaba el interrogatorio, puede elegir entre marcharse o esperar al final del desarrollo del juicio.

Visto desde la perspectiva del perjudicado, la importancia de contar con un testigo en accidente de tráfico varía en función de si dicho testigo puede acreditar que estuvo en el lugar de los hechos, bien por constar sus datos en el atestado, bien por acreditar que vive o trabaja en el lugar de los hechos. En caso contrario su testimonio tendrá una validez muy relativa, y ya no hablemos si existe alguna relación de parentesco o amistad con uno de los litigantes.

Ir arriba