El seguro no me quiere pagar

el seguro no me quiere pagar la indemnización

El seguro no me quiere pagar, causas

Creo que lo hemos dicho en alguna otra ocasión, pero no está de más recordarlo: las compañías de seguro obtienen dinero vendiendo muchas pólizas y pagando pocos siniestros. Por lo tanto, si existe alguna posibilidad de escamotear el abono de una indemnización, no le quepa duda de que lo harán.

Los casos por los que el seguro no me quiere pagar la indemnización han aumentado además a consecuencia de la crisis. Como el ciudadano no tiene dinero, las aseguradoras han bajado los precios de sus productos, y obviamente para que el negocio les salga a cuenta han de rebajar también el número de accidentes que cubren.

Así, en Abogado Accidente Tenerife venimos detectando de un tiempo a esta parte un excesivo celo por parte de los peritos de compañía, capaces de poner en duda cualquier golpe en el coche o moto que no encaje al cien por cien con la dinámica de accidente descrita en el parte entregado al seguro. También se está recortando en las partidas de peritación, promoviendo que se reparen piezas en lugar de sustituirlas por otra nueva, con las evidentes consecuencias que se podrán imaginar a niveles de seguridad.

Frente a cualquier discrepancia surgida a raíz del peritaje los asegurados tenemos por póliza la facultad de contratar un perito de parte. El procedimiento sería el siguiente: supongamos que el seguro no me quiere pagar un golpe en la puerta porque dice que no corresponde al accidente declarado. Contrato y pago de mi bolsillo otro perito que indique lo contrario. Si ambos tasadores no se ponen de acuerdo, se designa un tercer perito -llamado dirimente- a fin de que decante la balanza en un sentido u otro. Si finalmente nos da la razón, la factura de nuestro perito nos será reintegrada por la aseguradora.

También están surgiendo innumerables problemas con los siniestros en que concurren lesiones. Los abogados privados de accidentes nos encontramos cada semana con clientes que nos indican cosas como que el seguro no me quiere pagar porque dice que mis lesiones no existen, que son un montaje. Parece que las aseguradoras han incorporado a su arsenal de gadgets para no pagar indemnizaciones una aplicación de software por la cual si los daños en el vehículo no superan unas determinadas cantidades, cualquier lesión que se reclame por ese accidente pasa a considerarse un intento de estafa. De nada sirve que la mayoría de médicos indiquen que un mero frenazo puede provocar un latigazo cervical de grado dos: si mi coche no tiene daños superiores a seiscientos euros acabaré sentado en el despacho de un abogado diciendo que el seguro no me quiere pagar por mi esguince cervical.

Por suerte la mayoría de médicos forenses -al menos en Tenerife- se basan únicamente en criterios médicos para determinar si existen o no lesiones, sin entrar en estas reglas de tres cuasi kafkianas. A nivel particular y tras casi un cuarto de siglo reclamando indemnización por lesiones a las aseguradoras puedo decir que he visto a accidentados apenas sin lesiones en accidentes más que aparatosos, y otros padecer bajas de varios años por siniestros mucho más superficiales.

Por lo tanto, si el seguro no me quiere pagar por mis lesiones lo que he de hacer es acudir a un abogado privado y ser visitado por el médico forense del juzgado.

Ir arriba