No estoy de acuerdo con el forense

No estoy de acuerdo con el forense (con su informe)

El informe forense, aunque en principio es objetivo, no tiene por qué satisfacer a todas las partes. ¿Qué puedo hacer si no estoy de acuerdo con el forense?

no estoy de acuerdo con el forense

En otros artículos de esta web habrán visto que una y otra vez enfatizamos la necesidad de que las lesiones sufridas en accidente de tráfico sean valoradas por el médico forense del juzgado, y no por el perito de la compañía de seguros contraria. La razón es que el primero tiene una objetividad de la que carece el segundo, y en consecuencia la mayoría de informes son mucho mejores.

Pero sucede que no siempre los informes de estos profesionales de la medicina legal forense colman las expectativas del accidentado, que -con o sin razón- faltan días de sanidad o éstos se ponen como no impeditivos o desaparecen secuelas. Cada forense tiene su criterio (a veces -intuyo- influido por el juez titular del juzgado), y mentiría si no reconociera que  con las mismas lesiones en función del profesional que te toque la indemnización puede variar bastante. Si nos toca uno de los menos “generosos” con el lesionado es entonces cuando el cliente nos dice: no estoy de acuerdo con el forense.

Bien. Cuando tenemos un informe forense con el que estamos en desacuerdo tenemos varias líneas de actuación. La más directa (aunque no siempre la más aconsejable) es solicitar una segunda revisión. Esto se hace aportando un escrito al juzgado que lleva el asunto e indicando algo así como: no estoy de acuerdo con el forense e intereso que éste vuelva a ver a mi cliente o en su defecto dicte un nuevo informe rectificando el anterior. Esta vía no suele dar demasiados resultados, salvo que exista un error evidente en el informe o que el cliente nos aporte algún documento nuevo que venga a contradecir lo manifestado por el facultativo. En el resto de casos, el forense no sólo se ratificará en su informe, sino que es muy probable que incluso nos suelte una filípica por escrito con las razones por las que ha valorado lo que ha valorado, lo cual no es sino alimento para el enemigo/abogado contrario.

La vía más práctica -aunque cara- para obrar si no estoy de acuerdo con el forense es acudir a mi propio médico valorador, a fin de que elabore un informe privado que venga a desvirtuar lo que se indica en el mismo. Es importante acudir a un perito honesto, que realmente nos indique si tenemos posibilidades o no de “tumbar” el informe forense, y no se limite a cobrarnos su peritaje y poner cara de póker si no nos hacen caso. Además -al menos en poblaciones relativamente pequeñas como Tenerife- los peritos que emiten informes sin base meramente por satisfacer las peticiones del cliente, acaban granjeándose mala fama en los juzgados, por lo que difícilmente se les tiene en cuenta por los jueces. Su abogado le puede aconsejar sobre valoradores médicos que sean honestos y que no tengan ningún conflicto de intereses contra la aseguradora que figure como responsable del accidente de tráfico.

Ir arriba