Pagar las costas en accidente de tráfico

Pagar las costas en accidente de tráfico, conceptos esenciales

Otra de las preguntas que habitualmente nos hacen a los abogados de indemnizaciones es si hay que pagar las costas en accidente de tráfico, y en caso afirmativo a quién le corresponde su abono.

pagar las costas en accidente de tráfico en Tenerife

Responder si cabe la posibilidad de pagar las costas en accidente de tráfico no es tan sencillo como podría parecer, así que conviene previamente desgranar algunos conceptos básicos para en función de los mismos entender cuándo aquéllas proceden y cuándo no.

Empezando por una perogrullada -aunque útil para la explicación posterior- diremos que se condena al pago de las costas del juicio a aquella persona que vea rechazadas todas sus pretensiones, y por lo tanto se estimen íntegramente las de la otra parte. Y aquí conviene poner el acento en lo de “todas”. Lo entenderán mejor con un ejemplo: si usted reclama una indemnización de 1000 euros y la sentencia se la concede, el juez condenará en costas normalmente a la compañía de seguros contraria. Si por el contrario en la sentencia no le otorgan ninguna indemnización posiblemente le toque a usted pagar las costas en accidente de tráfico. Pero si el juez estima que la indemnización que a usted le corresponde es de 500 euros (y siempre que la aseguradora ofertase una cantidad inferior o directamente ninguna) las costas se declararán de oficio, ya que ninguna de las dos partes ha visto prosperar -ni rechazar- todas sus pretensiones.

Vale, pero: ¿qué se incluye en la condena en costas?. Inmediatamente nos vendrá a la cabeza que ahí van los honorarios del abogado y en su caso del procurador. Pero lo que dice la ley es que se entienden incluidos en las costas todos aquellos gastos necesarios para nuestra defensa en el juicio. Y aquí el hincapié lo pondremos en el término “necesario”. Porque, ¿para reclamar la indemnización judicialmente necesitamos un abogado y/o un procurador?

La respuesta es: depende del procedimiento que utilicemos para reclamarla.

Por ejemplo, si vamos a la vía penal (el juicio de faltas) la ley procesal indica que la intervención del abogado (y por extensión la del procurador) no es preceptiva, no es obligatoria. Teóricamente uno podría ir a juicio contra el seguro a pecho descubierto y sin representación letrada. Esto, aunque en la práctica no lo hace nadie porque es un suicidio, es lo que sirve de base para -con alguna excepción- no incluir la minuta del abogado a la hora de pagar las costas en accidente de tráfico. Teniendo en cuenta que el forense es gratis, a la hora de la verdad esto lo que implica es que no existe una condena en costas en los juicios de faltas.

Pero claro, como hemos comentado en otras ocasiones si se archiva el procedimiento penal no nos queda más remedio que ejecutar el auto de cuantía, el cual pertenece a la esfera civil. Otro tanto pasa si por lo que sea debemos acudir directamente a un declarativo. En estos tipos de procedimiento sí que corresponderá pagar las costas en accidente de tráfico a quien vea rechazadas todas sus pretensiones, seamos nosotros o la compañía de seguros.

Ir arriba