Auto de archivo

Auto de archivo en accidente de tráfico

El auto de archivo es una comunicación del juzgado indicando que proceden a cerrar el juicio de faltas abierto a causa de nuestra denuncia para reclamar un accidente de tráfico. La pregunta de rigor cuando se nos notifica dicho archivo es: ¿Y ahora qué?

auto de archivo en accidente de tráfico en tenerife

Explicar en qué consiste el auto de archivo es casi tan complejo como hacer lo propio respecto al auto de cuantía máxima, que precisamente está muy vinculado al primero. Vamos a tratar de explicar el proceso que lleva desde la denuncia hasta el cierre del expediente y las opciones que dicho archivo nos deja.

Veamos. Suponemos que sufrimos un accidente de tráfico con lesiones. Para reclamar la pertinente indemnización podemos optar -en primera instancia, ya que luego explicaremos una tercera vía- por dos opciones: interponemos denuncia y nos vamos a un juicio de faltas en vía penal o presentamos una demanda civil. Seguramente nuestro abogado nos recomiende la primera opción, ya que ir a la vía civil implica pagar un procurador, pagar las tasas judiciales y pagar un valorador médico, esto es, la vía civil puede implicar un desembolso inicial de unos 1.500 euros. En cambio, acudiendo a la vía penal no precisamos ni procurador ni pagar tasas, y además la valoración médica nos la hace un forense, que es gratuito.

Pero la vía penal entraña un pero: en buena parte de los juzgados se está imponiendo la interpretación de que los accidentes de tráfico, aunque generen lesiones, no deberían llevarse por vía penal salvo que exista una imprudencia muy grave del conductor responsable o exista alcoholemia. En consecuencia, en estos casos, optan por notificar un auto de archivo, esto es, que el procedimiento se cierra sin más trámite.

Pero, como decíamos antes, entra entonces en liza una tercera posibilidad para reclamar las lesiones, que es la vía ejecutiva. Para utilizar dicha vía precisamos que el juez de instrucción donde interpusimos la denuncia dicte un auto de cuantía máxima. Y para ello es preceptivo que nos haya visitado el médico forense. Por lo tanto, si cuando se dicta el auto de archivo nuestro cliente aún no ha sido visitado por el forense, solicitamos que a los efectos de que se dicte el oportuno auto precisamos que dicho reconocimiento forense se realice con carácter previo.

A partir de ahí, con dicho auto de cuantía máxima interponemos una demanda ejecutiva en fase civil. Habrá quien diga que para eso era preferible interponer una demanda civil desde el primer momento, pero es que el procedimiento ejecutivo nos da una serie de ventajas sobre el declarativo, a saber: no hay que pagar tasas judiciales, nos seguimos ahorrando el valorador médico privado porque tenemos el informe forense que hemos obtenido en la fase penal, y encima en el procedimiento ejecutivo se invierte la carga de la prueba, lo que traducido al cristiano quiere decir que el lesionado cobrará la indemnización por sus lesiones salvo que la compañía de seguros demandada demuestre que éste es el único culpable del siniestro.

1 comentario en “Auto de archivo”

  1. Pingback: Pagar las costas en accidente de tráfico

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba