Compañía de seguros e indemnización (II)

compañía de seguros e indemnización por lesiones en accidente de tráfico en tenerife

Compañía de seguros e indemnización: dos llamadas para ti

Este artículo es continuación de Compañía de seguros e indemnización (I)

Continuemos con el vía crucis del protagonista de nuestra historia basada en hechos reales.

A todo esto van pasando las semanas y nadie se pone en contacto con Ayoze para reclamar su indemnización frente a la compañía de seguros del contrario. Finalmente, y atendiendo los consejos de otras personas de su entorno que han pasado por una situación de desamparo parecida, decide acudir a un despacho de abogados privados especializados en accidentes de tráfico. Allí por fin alguien le explica qué derechos tiene, qué plazos no debe dejar pasar y en definitiva qué debe hacer para cobrar su indemnización. Convencido de estar en buenas manos, Ayoze decide contratar los sercicios del despacho de abogados, los cuales por un lado interponen la correspondiente denuncia para que su cliente sea visitado por el médico forense y un juez pueda velar porque acabe cobrando una indemnización justa, y por otra envían una carta en la que comunican a la compañía de seguros propia que su asegurado les ha designado, haciendo uso de la cláusula -muchas veces con cobertura económica- de la póliza de seguros en la que se les permite la libre designación de abogado particular.

Y pocos días después -¡oh, sorpresa!- hete aquí que Ayoze recibe una segunda llamada del tramitador de su aseguradora, pero no para ofrecerle asesoramiento (por fin) o interesarse por su estado, sino para mostrar su extrañeza ante el hecho de que haya decidido acudir a un abogado privado y advirtiéndole de las funestas consecuencias de que Ayoze tenga por fin alguien que le defienda.

A todo esto, que como quiera que Ayoze sigue adelante con su idea de reclamar su indemnización por la vía legal, la compañía de seguros (esta vez la contraria) pone en marcha su plan B (el plan A es trasladarle a la aseguradora propia una oferta ridícula en concepto de indemnización, cuando no directamente dejar que al lesionado se le pase el plazo para reclamar y no pagar ni un duro). El plan B, decimos, consiste en “invitar” a Ayoze a la consulta de uno de sus médicos valoradores. Para ello no dudan en algunos casos en hacerse pasar por el médico forense. Ante esta invitación, Ayoze puede hacer dos cosas (con sus correspondientes consecuencias)

  1. Dejarse visitar por el médico de la compañía, en cuyo caso si el informe del verdadero médico forense es más beneficioso para el lesionado que el del valorador privado (lo que pasa en el noventa y bastantes por ciento de los casos) la compañía de seguros se defenderá en juicio en base al criterio de su médico valorador. Por si ello fuera poco, con carácter previo al reconocimiento médico le harán firmar a Ayoze un documento llamado de consentimiento informado en el que entre otras lindezas estará autorizando a que sus datos personales consten en un fichero informatizado al alcance de todas las aseguradoras, de tal suerte que si en el futuro tiene otro accidente de tráfico se encenderán todas las luces rojas de los sistemas informáticos del departamento de siniestros que lo tramite.
  2. No dejarse visitar, lo que dará pie a que la aseguradora verbalice sus sospechas de que algo tiene el lesionado que ocultar cuando no se deja visitar por sus servicios médicos.

Siguiendo los consejos de su abogado privado, Ayoze opta por la segunda opción. Una vez obtiene el alta forense, el despacho jurídico que lo representa reclama la indemnización que en derecho le pertenece a su cliente. Es entonces cuando Ayoze recibe la tercera llamada (esta vez del tramitador de la compañía de seguros contraria) en la que, saltándose con una alegría digna de mejor causa al abogado privado, le ofrecen una indemnización sensiblemente inferior a la que su letrado está reclamando a cambio de hacerle el ingreso en menos de veinticuatro horas. Es sólo cuando el lesionado les remite con toda la educación de que es capaz a que se pongan en contacto con su representante legal cuando finalmente la aseguradora acaba pagando la indemnización que por ley le corresponde a Ayoze.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Uncategorized

Dirección

Calle Lomo San Pedro, 7, local

38107 - La Gallega

Santa Cruz de Tenerife

Horario de atención

Lunes a jueves: de 9 a 13 h y de 16,30 a 19 h

Viernes: de 9 a 13 h

Cómo llegar

Puede encontrarnos en
Google maps
o consultar nuestra
Guía gráfica

Formas de contacto

Teléfono: 822 021 910

Fax: 822 021 914

info@fmabogados.com

Nuestros honorarios

Cobramos un 15 por ciento de la indemnización que consigamos para usted por su accidente de tráfico. Sin gastos, sin provisiones, sin sorpresas. ¡Y con los honorarios de nuestro perito médico valorador incluidos!

Estamos en Google +

Síguenos en Facebook

Unete a nosotros

Síguenos en
sigue a Abogado Accidente Tenerife en twitter

Abogado Accidente Tenerife está en linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies