Devolver la indemnización

devolver la indemnización por accidente de tráfico en Tenerife

Devolver la indemnización, ¿en qué casos?

Hay varios supuestos en los que la compañía de seguros puede obligarle a devolver la indemnización. Veamos los más habituales:

Pongamos que ha sufrido un accidente de tráfico en la Orotava, ha raíz del cual ha resultado herido de consideración. Tras varios meses en el hospital, el pronóstico de los médicos no es muy halagüeño: posiblemente quede parapléjico. A todo esto su nivel de ingresos está bajo mínimos, ya que es usted autónomo y en consecuencia lo que percibe estando de baja no le da para pagar la hipoteca ni mantener a su familia. Le expone su problemática al abogado especialista en accidentes de tráfico que ha contratado para reclamar su indemnización, y éste lo que hará será solicitar a la aseguradora del culpable del accidente un anticipo o indemnización a cuenta. El tramitador de la compañía de seguros, atendiendo a la gravedad del pronóstico, autoriza un adelanto de 150.000 euros (a la compañía le interesa adelantar el dinero para ahorrarse el pago de intereses de demora). Transcurren los meses y tras realizarle nuevas pruebas el médico le da una noticia inmejorable: podrá volver a andar y con la adecuada rehabilitación quedará usted como nuevo. Dicho y hecho, apenas diez meses después del accidente no le quedan apenas secuelas, y así lo refleja el médico forense cuando cierra su informe. La pega de todo esto es que en base a dicho informe la cantidad de dinero que a usted le corresponde no llega a los 50.000 euros, así que la aseguradora no tardará en conminarle a devolver la indemnización pagada a cuenta, o más concretamente la diferencia entre lo adelantado y la cantidad final.

En el caso del ejemplo poco hay que usted pueda hacer. Cierto es que no fue culpa suya, pero también lo es que el hecho de quedarse con esos 100.000 euros de más supondría un enriquecimiento injusto.

Otro supuesto en el que la aseguradora le pediría devolver la indemnización es una variante del ejemplo anterior. Implicaría el pago de un adelanto por parte de la compañía de seguros por un accidente de tráfico en el Puerto de la Cruz en el que ha resultado con lesiones. Tras pasar por el médico forense resulta que a usted todavía le queda por cobrar 50.000 euros más. Su abogado no consigue ponerse de acuerdo con la aseguradora, así que al final acaba yendo a juicio. Y en el juicio resulta que queda acreditado que la culpa del siniestro no fue del contrario, sino de usted. Así que no sólo se queda sin cobrar esos 50.000 euros, sino que el seguro encima pretende hacerle devolver la indemnización que le pagó a cuenta.

En este caso considero que sí que cabría defensa frente a las pretensiones de la aseguradora, en base a cierto famoso artículo que dice que quien paga de forma voluntaria por creer que debe algo luego no puede pretender reclamarlo.

Hay más casos en los que el seguro puede intentar hacerle devolver la indemnización, tales como que quede acreditado que su accidente de tráfico fue un montaje. En este caso además de obligarle a devolver el dinero es posible que acabe siendo acusado de estafa.

Ir arriba