La indemnización a cuenta

adelanto indemnizacion accidente tráfico

En ocasiones las lesiones sufridas tras un accidente de tráfico tardan en curar más de lo que nuestra economía doméstica se puede permitir. Pensemos en lesiones que nos mantengan hospitalizados durante un largo periodo, o las que implican la implantación de prótesis o tornillos para soldar una fractura. Es realmente difícil en algunas ocasiones subsistir económicamente durante la convaleciencia, máxime si el nuestro es el único sueldo que entra en la casa, o la prestación que recibimos por nuestra baja laboral es escasa o inexistente. En casos como ese los clientes nos suelen preguntar: ¿Tengo derecho a cobrar un anticipo con cargo a la indemnización final?

Tristemente, la respuesta a esta pregunta es: depende. Hay compañías -al menos en Tenerife– que sistemáticamente rechazan hacer indemnizaciones a cuenta. Para ellas el pago se ha de hacer al final. Otras pueden aceptar si el abogado privado se lo sabe plantear adecuadamente, y hay incluso un par de aseguradoras que proponen ellas sin que nadie se lo pida realizar indemnizaciones a cuenta.

En cualquier caso, para poder aspirar a cobrar un anticipo las lesiones han de reunir la suficiente gravedad y ser persistentes en el tiempo. Me explico: no tendrán opción a percibir un adelanto los que hayan sufrido un latigazo cervical en accidente de tráfico, ya que el periodo más largo de sanidad para este tipo de dolencias está entre los cuatro-cinco meses, ni tan siquiera aunque el procedimiento judicial se alargue porque el juzgado que lo lleve vaya con retraso. Tampoco se entiende por lesión de larga duración aquélla en que el perjudicado ha acabado la rehabilitación y puede hacer vida normal pero está a la espera de que se le practiquen unas pruebas o radiografías complementarias.

Para entendernos, podemos hablar de lesiones merecedoras de indemnización a cuenta cuando el periodo de sanidad se prolonga por más de seis meses (y aún para algunas compañías de seguros ese periodo no será suficiente). Huelga decir que además la culpa del conductor contrario ha de ser clara y aceptada y por supuesto que nuestro abogado especialista en accidentes de tráfico haya interpuesto la oportuna denuncia en el juzgado de Tenerife competente.

Para entender por qué una compañía de seguros puede acabar pagando una indemnización a cuenta hemos de hablar de los intereses de mora. La Ley de Contrato del Seguro establece que si la aseguradora no pone a disposición del lesionado en el plazo máximo de tres meses a contar desde el accidente una cantidad de dinero, además de la indemnización tendrá que pagar unos intereses de mora equivalentes al interés legal del dinero incrementado en un 50 por ciento. Si la mora excede los dos años, el seguro deberá pagar un 20% de interés anual.

Por lo tanto, a la aseguradora le interesa en aquellos casos en que prevén que la indemnización será importante demostrar que han pagado unas cantidades a cuenta, para así ahorrarse el pago de intereses. Otras, en cambio, prefieren hacer una oferta motivada (normalmente a través de un burofax que se envía al lesionado o a su abogado) ofreciéndole una cantidad (normalmente ridícula, ya que la idea es no pagar intereses, no indemnizar) o bien depositar el dinero en el juzgado.

En cualquier caso, si precisa una indemnización a cuenta pida a su abogado que se la tramite, y sobre todo cuidado con el recibo que le harán firmar, no vaya a ser que entrañe algún tipo de renuncia. En Abogado Accidente Tenerife solemos supervisar dichos anticipos, incluso acompañando al cliente a las oficinas de la aseguradora, a fin de evitar cualquier tipo de problemática derivada del finiquito.

Ir arriba