Estabilización lesional

Estabilización lesional e indemnización por accidente de tráfico

Un concepto poco conocido a la hora de calcular la indemnización por lesiones en un accidente de tráfico es el de estabilización lesional.

estabilización lesional por accidente de tráfico en Tenerife

Hay términos bastante difíciles de explicar al gran público que tienen que ver con los procesos por los que se llega a determinar la indemnización. Sin duda uno de ellos es el de estabilización lesional.

Para que se entienda bien, lo explicaré con un ejemplo y usaré -además- la forma de razonar de las compañías de seguros. Supongamos que Yeray sufre un latigazo cervical a consecuencia de un accidente de circulación. Se le practican veinte sesiones de rehabilitación, al final de las cuales el traumatólogo deja indicado que el accidentado tiene una contractura en el cuello. A fin de rebajar dicha contractura se autorizan 20 sesiones más, transcurridas las cuales vuelve Yera al traumatólogo, y éste constata que el lesionado sigue teniendo la misma contractura en el mismo sitio. Decide, entonces, darle el alta con secuelas.

Podría pensarse que a la hora de calcular la indemnización la cosa es tan sencilla como computar todos los días desde el accidente hasta el alta de rehabilitación, y sumar la secuela que propician las contracturas… pero entonces nos aparecerá la aseguradora con la teoría de la estabilización lesional.

El planteamiento es el siguiente: si en el momento de recibir el alta el lesionado se encuentra en el mismo estado de salud, tiene las mismas secuelas que -en el caso del ejemplo- tenía tras la primera tanda de rehabilitación, quiere decir que la segunda tanda no ha hecho efecto alguno. Por lo tanto, lo que propondrán -y por desgracia más de un juez lo aceptará- es que se le paguen los días hasta el final de la primera parte de la rehabilitación y se le adicionen las secuelas. Decimos que por desgracia cabe la posibilidad de que un juez estime esto, porque hay alguna jurisprudencia en este sentido.

Esto lleva a situaciones de lo más rocambolesco, como la del lesionado que está durante años tratándose de unas lesiones (y siendo regularmente atendido por el forense para supervisar su evolución) y que como en el informe de alta no se refleja una mejoría significativa respecto del estado inicial, de repente se encuentra con un informe de alta forense de alta retroactivo de dos meses (por ejemplo)

A nivel personal el concepto de estabilización lesional se me antoja especialmente injusto, pues hace responsable al lesionado de seguir las pautas que le dicta su médico. Porque una cosa es que a un accidentado le den el alta médica y él se empecine en seguir haciendo rehabilitación a toda costa, y otra que el accidentado se limite a realizar tantas sesiones de rehabilitación como su traumatólogo le indica. En este segundo caso resulta que el lesionado no puede reintegrarse a sus ocupaciones laborales porque está haciendo una rehabilitación por la que nadie le va a indemnizar.

O, llevándolo más lejos, ¿y si el médico me propone una intervención quirúrgica y tras practicarse la misma mi estado no mejora? ¿se entenderá que en aras de la estabilización lesional no tengo derecho a cobrar los días que pase en el hospital?

Ir arriba