Juicio por accidente (I)

juicio por accidente de tráfico en tenerife

Juicio por accidente: cuando todo lo demás falla

En Abogado Accidente Tenerife venimos recomendando desde hace más de veinte años a nuestros clientes que si han resultado con lesiones en un accidente de tráfico, y siempre que exista culpa de un tercero, es fundamental interponer una denuncia en el juzgado de guardia de la localidad de Tenerife donde haya sucedido el siniestro. Dicha denuncia ha de presentarse en un plazo no superior a seis meses desde el acaecimiento del accidente de circulación y tiene en esencia dos utilidades: por un lado, que las lesiones sufridas sean reconocidas y valoradas por el médico forense (a fin de poder demostrar que existen, que son causadas por el accidente y para que dicha valoración nos permita hacer una reclamación económica); y por otro, que para el caso de que la compañía de seguros del responsable no se haga cargo de nuestra indemnización se acabe celebrando el preceptivo  juicio por accidente de tráfico.

Previamente a dicho juicio por accidente, nuestro despacho tiene por costumbre intentar llegar a un acuerdo extrajudicial (lo que denominamos transacción) con la aseguradora, pero siempre en base a la valoración del médico forense. Lo que sucede que en ocasiones dicho acuerdo no es posible, sea porque el seguro considera que su cliente no es el culpable del siniestro, sea porque entienden que las lesiones de nuestro representado no se corresponden con las establecidas por el forense, sino que cuadran más con las fijadas por su médico valorador.

Tipos de juicio por accidente de tráfico

En el panorama de los accidentes de tráfico en Tenerife, hay tres tipos de juicio en los que se puede reclamar la indemnización por lesiones:

  • El juicio de faltas: Es la forma más rápida y barata de reclamar una indemnización por lesiones. Es un procedimiento que se inicia, como decíamos antes, por una denuncia, y tras el oportuno reconocimiento médico forense y sin salir del juzgado de instrucción correspondiente, se celebra a las pocas semanas del alta médica. No precisa de la intervención de procurador (de hecho, no es preceptivo ni el abogado, aunque esta opción para un particular es poco menos que un suicidio). Tampoco implica el pago de tasas. En el juicio de faltas se solicita para el presunto culpable una pena de multa (e incidentalmente la retirada del carnet de conducir por un cierto tiempo) y paralelamente una indemnización en base al baremo de tráfico a la que deberá hacer frente en concepto de responsable civil directo la compañía de seguros del culpable. Este tipo de juicio por accidente de tráfico es el preferido por los abogados privados de accidentes, aunque poco a poco la jurisprudencia está acabando con él y parece ser que en la próxima reforma de nuestro inefable ministro de justicia señor Gallardón desaparecerá.

En el próximo artículo le explicaremos los otros dos tipos de juicio por accidente que puede utilizar para reclamar su indemnización si ha resultado con lesiones en un siniestro, y qué ventajas e inconvenientes le reportan comparado con el juicio de faltas.

1 comentario en “Juicio por accidente (I)”

  1. Pingback: Juicio por accidente (II) - Abogado Accidente Tenerife

Los comentarios están cerrados.

Ir arriba