Reclamar indemnización sin tasas judiciales

Reclamar indemnización sin tasas judiciales en accidente de tráfico

Con la nueva reforma legar ahora es posible reclamar indemnización sin tasas judiciales en accidente de tráfico si decidimos acudir a la vía civil para ello

reclamar indemnización sin tasas judiciales por accidente de tráfico en tenerife

Ahora que por fin se ha atendido una reivindicación de todo el sector jurídico y se ha suprimido la obligación de pagar tasas judiciales para las personas físicas, cabe hacernos la siguiente pregunta: ¿es preferible ahora acudir a la vía civil al poder reclamar indemnización sin tasas judiciales en accidente de tráfico?

Para responder esta pregunta, es preciso conocer antes las diferencias entre la reclamación de indemnización por vía penal y civil, y asimismo ser conscientes de hacia qué escenario nos movemos.

Así, tradicionalmente el cobro por lesiones derivadas de accidente de circulación se efectuaba por vía penal. Las razones para ello eran básicamente de tiempo y económicas. De tiempo, porque por vía penal se puede interponer la denuncia sin tener que esperar a que el accidentado obtenga el alta por sus lesiones, lo que implica que el plazo para obtener sentencia suele ser más corto en vía penal que en civil. Asimismo, en esta jurisdicción el cliente podía reclamar indemnización sin tasas judiciales, sin pagar procurador y sin necesidad de contratar un perito médico valorador, ya que esta función la realizaba el médico forense.

Por contraposición, en la vía civil el proceso suele ser más largo y más caro. Hasta esta última reforma, acudir a esta jurisdicción implicaba pagar -para una reclamación media de 6.000 euros-  más de 300 euros de tasas, otros tantos de procurador, y unos 600 para el perito, sin contar con los honorarios del abogado. Esto es, el coste del procedimiento era se aproximadamente una tercera parte de la indemnización.

La posibilidad de reclamar indemnización sin tasas judiciales aligera algo los costos de la vía civil, aunque no lo suficiente para equipararse a la penal. Hasta hace poco se barajaba la posibilidad de que el abogado pudiera realizar las funciones de procurador, lo que hubiera permitido ahorrar al cliente un segundo concepto, pero la nueva reforma de la ley de enjuiciamiento civil mantiene la incompatibilidad entre ambas figuras. Así las cosas, esta jurisdicción quedaría como segunda oportunidad para aquellos asuntos para los que se ha pasado el plazo de seis meses que permite acudir a la vía penal o para casos en que -por ejemplo- el informe forense no se corresponde con las lesiones sufridas por el accidentado y elegimos concertar un peritaje privado alternativo.

El problema surge cuando casi con total seguridad la reforma del código penal que presumiblemente entrará en vigor este verano conlleve la desaparición de los juicios de faltas, y con ellos la posibilidad de acudir a la vía penal en casos de lesiones en accidente de tráfico. Visto que en principio a partir de esa fecha los asuntos de esta índole se ventilarán en la jurisdicción civil, al menos algo alivia saber que se podrá reclamar indemnización sin tasas judiciales. Quien no se conforma es porque no quiere.

Ir arriba